¿Sabes cómo elaborar un presupuesto?

¿Sobre qué quieres aprender?

El presupuesto es uno de los documentos clave para cualquier negocio, especialmente si tu actividad implica la prestación de servicios o si el precio de tus productos no es cerrado.

Es además, la carta de presentación de todo empresario y constituye, en muchas ocasiones, la primera toma de contacto con un cliente, por lo que es una herramienta que hay que utilizar con cuidado, ya que un uso incorrecto puede ser determinante para hacernos perder un posible comprador o usuario. 

1. Criterios para fijar precios en tu presupuesto
- Cubrir costos
: Se debe analizar previamente cuál es el precio hora a repercutir por el trabajo en base a tus costos fijos y variables. Al precio de la mano de obra habrá que añadirle el de los materiales o gastos directamente asociados al trabajo a realizar.
- Margen de beneficio
: Sobre el costo de los trabajos, se debe definir un porcentaje de beneficio empresarial. El porcentaje dependerá de la estrategia comercial con el cliente y de si los costos son lo suficientemente bajos como para permitirlo.
- Precio de mercado
: Es importante tener referencias de los precios de la competencia y también de hasta dónde están dispuestos a llegar los clientes.
- Promociones
: Resulta atractivo valorar la inclusión o no de posibles promociones para hacer más atractiva tu oferta.

2. ¿Qué debe incluir un presupuesto?
Un presupuesto debe ser claro, conciso y detallado. Es fundamental que detalles al máximo todos y cada uno de los elementos que constituyen, para que el cliente sepa exactamente qué es lo que está pagando. Acá te detallamos los elementos básicos que todo presupuesto debe incluir:

- Datos de la empresa/prestador del servicio:
En ésta sección deberá detallarse los datos de la empresa, tales como el nombre o razón social, RUT, el domicilio fiscal y otros datos de contacto, como el teléfono y/o el correo electrónico.

- Datos del cliente:
El presupuesto deberá incluir el nombre del cliente (ya sea particular o empresa), así como su RUT y domicilio.

- Concepto:
El concepto detalla los elementos que conforman el producto/s y/o el servicio/s presupuestados.

De esta forma, pueden incluirse diferentes productos y servicios, además de las horas de trabajo, los materiales utilizados, otros costos asociados, como puede ser la contratación de servicios de terceros, licencias, suministros, etc.

Es aquí donde se debe especificar el número de unidades de cada elemento, el costo unitario de cada una de ellas y el costo total de cada grupo de unidades de la misma naturaleza.

- Importe:
El importe ha de desglosarse indicando la base imponible, es decir, la suma de los conceptos sin IVA, el tanto por ciento de IVA que se aplica y el importe total del presupuesto, que resulta de la suma de la base imponible más el IVA.

- Modo de pago:
Es importante estudiar la forma de pago de cada presupuesto. Normalmente, cuando el monto no es elevado o no requiere la adquisición previa de material, no se suelen establecer anticipos. Pero en caso de que se trate de un presupuesto de elevada cuantía o que implique una importante adquisición de material o contratación de servicios de terceros, conviene acordar un adelanto de un tanto por ciento del importe total.

¿Qué factores no podemos dejar fuera al elaborar un presupuesto?

Foto crédito: pixabay.com

  • Comercial y MKT

Comentarios

Inicie sesión o regístrese para comentar